Cataluña bajo las bombas





Los bombardeos de Barcelona

Entre las 22.08 horas del 16 y las 15.19 horas del 18 de marzo de 1938 se desplegaron los ataques aéreos más duros que vivió Barcelona. Un infierno que duró 41 horas y que supuso 12 ataques masivos y el lanzamiento indiscriminado de 44 toneladas de bombas sobre la población civil de Barcelona, que sufrió ataques sistemáticos a intervalos de tres horas entre acción y acción.
Este nuevo tipo de técnica de guerra (el bombardeo por saturación), traumatizó toda la ciudad y desgraciadamente convirtió Barcelona en uno de los primeros escenarios de bombardeos sobre la población civil de la historia.
Los sublevados no dejaron de afirmar en todo momento que sus ataques contra la ciudad buscaban objetivos militares y no civiles. Incluso durante los salvajes bombardeos de marzo de 1938, aprovechando la explosión de un camión de trilita provocada por el impacto casual de una de las bombas lanzadas, los mandos militares sublevados declararon que esa explosión era una demostración de que Barcelona era objetivo militar, pues tenía industrias de armamento. Aparte de esta equiparación entre el cargamento de un camión tocado accidentalmente por una bomba que iba dirigida al centro de la ciudad y una acción limitada a las industrias de guerra, los sublevados también se permitieron el hecho de criticar la falta de consideración de los gobernantes catalanes respecto a las posibles consecuencias del tráfico de una carga tan peligrosa para la ciudad.
Mujer y escombros
Mujer mirando los escombros de su casa
Efectos bombardeo Efectos bombardeo
Efectos de los bombardeos. Archivo Nacional de Cataluña
DOCUMENTOS ANEXOS

Telegrama emitido desde Roma con la orden de inicio de los bombardeos de marzo de 1938. Archivo Militar de la Aeronáutica Italiana, Roma
Telegrama emitido desde Logroño con la orden de finalización de los bombardeos de marzo de 1938. Archivo Militar de la Aeronáutica Italiana, Roma.
Cataluña fue uno de los territorios más castigados por la acción de la nueva técnica de guerra adoptada por la aviación de los sublevados y se contabilizan un mínimo de 7.400 víctimas mortales, es decir, el 70% del total de muertes por ataques aéreos del conjunto de España.
Fueron en total 137 las localidades afectadas y destacan especialmente por su crueldad los bombardeos de Reus, Manresa, La Bisbal, Lérida o Granollers. En el caso de Granollers, el episodio más sangrante tuvo lugar el 31 de mayo de 1938, día de mercado, en el que murieron un mínimo de 224 personas en unos pocos minutos, en un ataque directo contra la población civil.
El episodio de Lérida ha quedado impreso en la memoria colectiva gracias a las imágenes del famoso fotógrafo Agustí Centelles, que inmortalizó el grave bombardeo del 2 de noviembre de 1937 sobre un liceo escolar en el que murieron cincuenta personas, entre alumnos y profesores.
Despuès de un bombardeo [+]

Fuente






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada